Audios

Mabel (hincha de Colón) – SOL 91.5

Una mañana
de locos se comunicó con otra simpatizante sabalera que vivió en carne propia
los incidentes y los posteriores maltratos por parte de las autoridades
paraguayas. “Todo era coima, le buscaban cualquier excusa, DNI viejo, fallas en
el colectivo”, contó la entrevistada.

“Antes del
partido un móvil nos pasea por una avenida y nos llevan a una comisaría. Nos
hacían bajar de a un colectivo. Nos llevaron a una pieza al lado de la
comisaría y nos pedían 200 pesos entre 10 o 12 personas, sino pagábamos no
veíamos el partidos. Nos pasean por todo el centro con colectivos de hinchas de
Cerro que pasaban por delante. Nos hacían señas de tiros. Llegamos al estadio,
fue un caos, no teníamos entradas, subieron los precios; te cobraban lo que
querían. Sólo vendían en guaraníes. Se armó una batahola y entran los de choque y dijeron las mujeres pasan. Cuando pasamos, un policía manotea la plata que
era para las entradas”, relató Mabel.

En este
sentido, la hincha de Colón comentó que “en la entrada a la cancha teníamos la
tribuna local arriba y nos llovía cualquiera. Horrible, una sensación
espantosa. Cuando entramos a la cancha nos tiraron con papas y toronjas. Llegó
un momento que era una batalla campal. No vi nada, sólo el gol de Colón.”

“Los de
Colón destruyeron los baños, había que devolver con lo que sea. Yo sentí que me
moría, cuando salimos de la cancha era un caos todos amontonados en un
pedacito. Debe haber habido 30
metros entre nosotros y los hinchas de Cerro. Yo sentía
que me moría, y me preguntaba donde estaba la dirigencia. El 90% de los que
fuimos, lo hicimos para alentar a Colón”, continuó.

“Nos
señalaron del colectivo un chico de 24 años, jamás pasó por una comisaría en
Santa Fe. No nos volvemos hasta que nos devuelvan al chico. Eran las cinco de
la mañana y empezamos a explicar que nosotros no hicimos nada. El comisario nos
dijo que tendríamos que haber denunciado las coimas. El chico lloraba y lo habían
denunciado por tirar besos, parece un chiste. Lo largaron y la última coima fue
en la aduana, de 700 pesos”, culminó.