En el caso de Santa Fe, las medidas fiscales de “alivio” dirigidas a los bolsillos de la población implican una reducción de la coparticipación en torno a los 4.000 millones de pesos. A eso el gobierno le suma los 5.800 millones que la Nación le adeuda a la provincia por el déficit de la Caja de Jubilaciones correspondiente a 2018.

El gobierno provincial mostró su malestar este miércoles y dio a conocer las distintas deudas que mantiene la Nación con Santa Fe. A los 80 mil millones de pesos que reclama la provincia por la deuda histórica de la coparticipación, se suman otros 10 mil millones –como mínimo– correspondientes a la Caja de Jubilaciones y la compensación por las últimas medidas fiscales, que según la Corte Suprema no deben afectar los recursos de las provincias.

El gobernador Miguel Lifschitz señaló que las medidas adoptadas por el gobierno de Mauricio Macri configuran “una clara acción que, lejos de apuntalar al federalismo como dicen en los discursos, produce una pérdida de la capacidad presupuestaria en los gobiernos provinciales, restándonos capacidad de actuación y posibilidades de financiar el funcionamiento provincial”.

Junto al ministro de Economía Gonzalo Saglione y al fiscal de Estado Pablo Saccone, Lifschitz dio una conferencia de prensa este miércoles en la que confirmó la presentación ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación para exigir el cumplimiento efectivo de la cautelar que obliga al gobierno central a asumir el costo de las últimas medidas fiscales sin afectar la coparticipación que por ley les corresponde a las provincias.

Por la quita del IVA a los productos de la canasta básica y la suba del piso del impuesto a las Ganancias, dos medidas decididas por decreto presidencial luego de la derrota de Macri en las elecciones primarias, las provincias dejarán de percibir en su conjunto 47.395 millones de pesos, según datos de la Oficina del Presupuesto del Congreso. En base a esas cifras se harán las presentaciones ante la Corte Suprema.

En el caso de Santa Fe, las medidas fiscales de “alivio” dirigidas a los bolsillos de la población implican una reducción de la coparticipación en torno a los 4.000 millones de pesos. A eso el gobierno le suma los 5.800 millones que la Nación le adeuda a la provincia por el déficit de la Caja de Jubilaciones correspondiente a 2018. Esos fondos debían ser cancelados en el primer trimestre de este año, cosa que no ocurrió.

Además, Lifschitz volvió a reclamar el aporte que adeuda la Anses para compensar el déficit de la Caja de Jubilaciones de Santa Fe: “Representa 5800 millones de pesos que ya debieron haber ingresado a las arcas de la provincia y, si le sumamos los 4000 millones (de la coparticipación), representa casi 10 mil millones de pesos menos para las finanzas del gobierno provincial”.

Fuente: El Ciudadano