Un ejemplar lesionado ingresó a Granja La Esmeralda. Expertos de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNL colaboran para preservar la especie.

Como resultado de un trabajo conjunto llevado adelante por personal de los ministerios de la Producción y de Medio Ambiente, ingresó a la Estación Zoológica Experimental Granja La Esmeralda un ejemplar de Aguará Guazú encontrado en un campo de la localidad de Yatay, departamento San Javier.

El animal presentaba diversas lesiones producto del ataque de perros, uno de los peligros que enfrenta la especie y que amenaza su conservación.

En el marco de las tareas que se vienen desarrollando para la conservación de la especie, se tomaron muestras de semen para críopreservación y se examinaron las heridas.

Este procedimiento se enmarca dentro de un Proyecto de Extensión, entre las cátedras de Zoología, Análisis Clínico y Teriogenealogía de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional del Litoral y la Granja La Esmeralda.

Leer más: Liberaron un aguará guazú en el norte de Santa Fe

Aguará Guazú

Declarado como Monumento Natural Provincial mediante la ley Nº 12182, el aguará guazú es un animal inofensivo para los seres humanos y no ataca al ganado.

También conocido como zorro grande o lobo de crin, es un cánido que supera el metro y medio de largo total, desde el hocico a la cola y, junto al venado de las pampas, es uno de los monumentos naturales de la provincia de Santa Fe.

Tiene una masa corporal que ronda entre los 20 y los 30 kilos, y sus rasgos característicos son una crin negra, patas largas y negras, y un manto pardo naranja. Se alimenta principalmente de pequeños vertebrados y frutos. Su hábitat son los pastizales, bañados, esteros y bosques en un área que va desde el centro-norte de Santa Fe e incluye regiones de Brasil, Paraguay, Perú y Bolivia.

 

Fuente: Gobierno de Santa Fe