Los precios minoristas aumentaron un 15,6% en el primer cuatrimestre. El rubro alimentos trepó 66% en los últimos 12 meses.

 

La inflación sigue siendo alta en la Argentina, pero por primera vez en el año los precios quebraron el proceso de aceleración en el que parecían embarcados pese a los intentos oficiales de frenarlos. El Índice de Precios al Consumidor (IPC) de abril fue de 3,4%, casi un punto porcentual menos que en marzo y por debajo de lo esperado por el mercado.

Más allá de que la noticia será celebrada por los analistas y por Casa de Gobierno, la inflación acumuló un 15,6% en el primer cuatrimestre y suma un 55,8% en 12 meses. Para las consultoras privadas, el aumento de precios podría estar por arriba de 40% a fin de año, pese a que sus pronósticos estiman una desaceleración a lo largo de los dos últimos cuatrimestres.

Los rubros con mayores aumentos fueron Prendas de vestir y calzado (+6,2%), Equipamiento y mantenimiento del hogar (+4,6%), Transporte (+4,4%) y Restaurantes y hoteles (+4,1%).

En el rubro más relevante de la medición, Alimentos y Bebidas, se registró un aumento de 2,5% en el mes pasado, para acumular un incremento de 18,7% en el primer cuatrimestre.

En este ítem, cuya ponderación es mayor en la canasta de bienes y servicios de las franjas de menor poder adquisitivo, el acumulado anual alcanzó un 66,2%, un incremento desmesurado para un tercio de la población argentina que vive en la pobreza, si se considera el retraso de los salarios respecto de la escalada inflacionaria.

 

Fuente: Infobae/ La Nación