Un nuevo informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) revela que los gases han alcanzado un nuevo récord sin precedentes.

Imagen ilustrativa

Hoy en Ginebra, Suiza la OMM presentó un informe donde detalla que los niveles de los gases de efecto invernadero que atrapan el calor en la atmósfera llegaron a una concentración como nunca en la historia.

El dossier de la OMM sobre los Gases de Efecto Invernadero ha mostrado que la concentración media mundial de dióxido de carbono (CO2) alcanzó las 407,8 partes por millón (ppm) en 2018, tras haber sido de 405,5 ppm en 2017.

Leer más: Chile deja de ser sede de la Cumbre Climática COP25

Esto significa que las  generaciones futuras tendrán que hacer frente a unos efectos cada vez más adversos del cambio climático, tales como el aumento de las temperaturas, unos fenómenos meteorológicos más extremos, un mayor estrés hídrico, la subida del nivel del mar y la alteración de los ecosistemas marinos y terrestres.

El incremento de CO2 que se produjo de 2017 a 2018 fue muy similar al observado de 2016 a 2017 y se situó justo por encima de la media del último decenio. Los niveles mundiales de CO2 sobrepasaron el simbólico e importante umbral de 400 partes por millón en 2015.

Fuente: Organización Meteorológica Mundial (OMM)

El CO2 permanece en la atmósfera durante siglos y aún más tiempo en los océanos.

No hay indicios de que se vaya a dar una desaceleración, y mucho menos una disminución, de la concentración de los gases de efecto invernadero en la atmósfera a pesar de todos los compromisos asumidos en virtud del Acuerdo de París sobre el cambio climático”, explicó el Secretario General de la OMM, Petteri Taalas.
“Tenemos que plasmar los compromisos en acción y aumentar el nivel de ambición en aras del bienestar futuro de la humanidad”, sentenció Taalas

Mañana se publicara el informe  “Brecha de emisiones” del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que evalúa si las políticas de reducción de emisiones de los países son suficientes.