20 C
Santa Fe
Acceso a Radio en vivo FM SOL 915

Inseguridad en Santa Fe: La deuda vigente y el compromiso pendiente con la sociedad

La ciudad y provincia de Santa Fe volvieron a tener un año complicado en relación a la inseguridad. Los hechos delictivos y los homicidios no cesaron durante este 2021 muy movido en la cartera de seguridad provincial.

Por Santiago Bonet

La inseguridad en Santa Fe fue, lamentablemente, noticia durante los 365 días de este 2021. Hasta incluso, podríamos trazar un paralelismo entre la inseguridad y la pandemia de coronavirus: Si no te contagiaste o sufriste un hecho delictivo, seguramente algún familiar, amigo o conocido sí contrajo la enfermedad o sufrió la inseguridad.

Pero cuando hablamos de inseguridad, debemos hacer la observación de que es un problema que nunca se ha podido solucionar y que, por el contrario, fue incrementándose año tras año con problemáticas que se profundizan y nacen, quizás, desde otros ámbitos que se trasladan a la sociedad. Lo cierto es que fue un año inseguro en la ciudad y la provincia, no solo con robos, arrebatos o disturbios sino también con heridos y homicidios, a pesar de los intentos de apaciguar estas situaciones por parte de la seguridad provincial.

El primer homicidio registrado durante este 2021 en la ciudad de Santa Fe fue el sábado 9 de enero. El mismo se produjo en el departamento 152 ubicado en el primer piso de la manzana 10° del barrio La Acería, cuando un desconocido encapuchado ingresó al interior del inmueble, asesinando de 4 balazos a un hombre de 30 años.

Con el correr de los días y las semanas, nuevos hechos con el mismo delito fueron consumándose tanto en la provincia como en su capital y, 10 meses después, hasta el 17 noviembre, se notificaban 291 homicidios en el territorio provincial y 66 en el departamento La Capital: “Se trata de una cifra superior a la contabilizada en 2017 y algo más elevada también que la de 2019, pero más baja que la registrada en el resto de los años incluidos en esta serie temporal, prácticamente replicando la cantidad de homicidios registrados entre enero y octubre de 2018“, precisaba el informe difundido por el Ministerio de Seguridad provincial.

Y si de la cartera de Seguridad hablamos, es imposible evitar mencionar todo lo sucedido en relación a las distintas funciones y cargos. Entre los que se fueron, los que se quedaron y los que llegaron, la figura de Marcelo Saín, hoy formando parte del Ministerio de Seguridad de la Nación que conduce Aníbal Fernández (que también sufrió cambios durante el 2021), fue la más polémica.

Saín, que tuvo varias declaraciones mediáticas durante su función de ministro y que sus audios fueron viralizados a nivel nacional, presentó su renuncia a la cartera de seguridad el jueves 18 de marzo. En su reemplazo llegó Jorge Lagna, quien se desempeñaba como secretario de Gestión Institucional y Social.

Con la asunción de Lagna, la premisa era simple por parte del gobernador Omar Perotti:  Fortalecer las acciones concretas de prevención territorial, incorporando en el desarrollo de tareas conjuntas a 700 efectivos pertenecientes a la fuerza provincial y a las fuerzas nacionales. Eso, aumentando los puntos de control en las calles, maximizando la presencia policial en los barrios y disminuyendo los tiempos de respuesta.

También, luego de que Aníbal Fernández se hiciera formalmente cargo de la cartera nacional, el 20 de septiembre, la llegada de oficiales nacionales se hizo efectiva en la bota provincial.  “Es un hombre de la política que va a entender las necesidades puntuales que tiene una provincia como Santa Fe”, había adelantado Lagna en relación a la designación de Fernández a nivel país y, una semana después de su asunción y junto al gobernador santafesino, Fernández confirmó: Vamos a desplegar 575 efectivos de las fuerzas federales nacionales y luego completaremos con 1.000 más con la creación del Destacamento Móvil 7 de Gendarmería que se desplegará en Rosario con el propósito de reforzar la seguridad en toda Santa Fe”.  

Lo cierto es que los hechos de inseguridad no dieron respiro en la provincia, que hasta el 26 de diciembre contabilizó un total de 354 homicidios, según lo indicado por el Observatorio de Seguridad Pública. De ese total, 239 corresponden al Departamento Rosario y 78 al de La Capital.

Vale remarcar que cuando se habla de “homicidios” se incluye a aquellos episodios en los que una persona causa la muerte a otra haciendo uso intencional de la violencia. Se contemplan todos los casos de homicidios dolosos o sucedidos en el contexto de otro delito doloso. Entonces, además de las definiciones del Código Penal Argentino de homicidio simple y homicidio agravado, se contemplan los cometidos en ocasión de robo y todo otro que resulte consecuencia de otro ilícito.

¿En qué contexto se produjeron los homicidios en la provincia de Santa Fe este 2021?

Desglosando aún más los números, se puede observar que casi el 75% (255) de los homicidios ocurrieron en la vía pública, mientras que otros 78 fueron en un domicilio particular de la bota santafesina.

Además, se destaca que la economía ilegal o las organizaciones criminales (vinculados con mercados de producción y distribución de bienes o servicios que están definidos como ilegales) ocuparon el 45% de los contextos en los que ocurrieron los hechos y los conflictos personales representaron porcentualmente poco más del 30% de los asesinatos. En cuanto a homicidios producidos durante una situación de robo, hubo 16 durante el año.

La importancia del desarme voluntario 

El gobierno de la provincia lleva adelante acciones tendientes a la promoción del desarme voluntario y la resolución no violenta de los conflictos. En este sentido, según se explica en la página gubernamental, la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMAC) cuenta con puntos fijos de atención que funcionan todos los días del año. Allí, las personas pueden entregar sus armas y municiones a cambio de una contraprestación económica, cuyo monto se fija de acuerdo al tipo y el calibre del arma.

Este trabajo que realiza la ANMAC es muy importante de remarcar, dado que el 78% (276) de los homicidios ocurridos durante este 2021 corresponden a ataques con armas de fuego. Otros 49 hechos (13,8%) fueron perpetuados con armas blancas y 27 (7,6%) con otros medios.

La temprana edad de las personas asesinadas en Santa Fe y la problemática de los femicidios 

En cuanto a las franjas etarias de las víctimas de homicidios a nivel provincia, la mayor cantidad de fallecidos se dio en personas de 20 a 24 años (68), seguido por aquellos que tenían entre 25 y 29 años (63). Dicho rango etario es más espeluznante en La Capital, dado a que en jóvenes de 15 a 19 años se han registrado 15 asesinatos.

Además, se han producido 7 muertes de mujeres víctimas de violencia de género a nivel provincial. A pesar de ese informe de la cartera de Seguridad, en el registro brindado por la organización Mumalá, aumentan a 23 las muertes violentas de mujeres, teniendo en cuenta que hubo 12 de ellas que se produjeron asociadas a economías delictivas. Además, hay 7 muertes que se encuentran en periodo de investigación.

Los ciudadanos se organizaron y reclamaron Seguridad 

Con los hechos de inseguridad sufridos durante este año, los ciudadanos tanto de la ciudad como de otros puntos de la provincia de Santa Fe, salieron a las calles a realizar diversos reclamos. Las movilizaciones se dieron constantemente desde aquellos vecinos de un barrio puntual, hasta marchas más grandes a nivel ciudad.

Incluso, en septiembre, desde la Red de Vecinales por la Seguridad propusieron “enlutar” la ciudad colocando un distintivo negro en la puerta de las casas y comercios, plazas, parques y avenidas para visibilizar la problemática. Algo similar ocurrió en la vecinal de barrio Schneider que decidió cercar la plaza ubicada en Derqui y Juan Díaz de Solís a las 20 horas de cada día y que sólo permanezca abierta de día.

También remiseros y taxista sufrieron hechos delictivos durante sus horarios laborales en las calles de la ciudad, por lo que se manifestaron con el objetivo de que se garanticen medidas de seguridad.

El 27 de octubre, una manifestación dio que hablar a nivel nacional. Es que el gobernador de la provincia de Santa Fe, Omar Perotti, y el intendente de la ciudad de Rosario, Pablo Javkin, fueron al Monumento a la Bandera de Rosario, donde una multitud participaba de una marcha por seguridad y justicia por el crimen del arquitecto Joaquín Pérez ocurrido en el barrio Arroyito de esa ciudad. Fue en ese marco, que ambos funcionarios fueron increpados y recibieron muchas quejas indignadas de vecinos que participaban de la movilización.

El gobernador fue a la dar la cara, aceptó la invitación de los familiares de Joaquín, se acercó a acompañarlos con absoluto respeto por ellos y todos los presentes y por el legítimo reclamo”, a sabiendas de que “no iba recibir aplausos porque su firme decisión es honrar su palabra”, expresó días después el Partido Justicialista de Santa Fe ratificando su apoyo a Perotti.

¡Algo debe cambiar!

Cuando el río suena, agua lleva” reza un antiguo dicho popular que hace referencia a que cuando algo se dice, algo de verdad hay en eso que se dice. Y es que en la problemática de la inseguridad que se vive día a día en nuestra sociedad, no hay quien esté exento. Desde nuestros representantes políticos y representantes jurídicos se deberá seguir trabajando durante el próximo año y los que vienen porque, lejos de mejorar nuestra calidad de vida, la misma empeora ante el miedo y la realidad que nos choca constantemente; dando por hecho de que nada cambiará. Por suerte, aun están aquellos que abogan por una sociedad más segura y más justa, que dan un manto de esperanza en un contexto tan complejo.

 

 

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
Últimas noticias
spot_img
Noticias relacionadas