20.3 C
Santa Fe

Hace ocho años que el CAF Nº24 de Las Flores II reclama por la reparación de luminarias y mayor seguridad

María Rosa, directora del Centro de Acción Familiar ubicado en Ayacucho y Aguado, pidió respuestas inmediatas para reparar las farolas y garantizar la seguridad de los trabajadores y los ciudadanos que reciben atención diariamente.

Iluminación y seguridad para el CAF Nº24

Desde el Centro de Acción Familiar Nº24 de barrio Las Flores II reclaman por la reparación de luminarias y mayor seguridad para los trabajadores y las personas que asisten diariamente al lugar. El reclamo lleva ocho años y desde la dirección indicaron en Sol Play que “no han tenido respuestas”.

El CAF se encuentra ubicado en Ayacucho y Aguado y está totalmente a oscuras por el robo y vandalismo de las farolas. 

 

“Nosotros desde el CAF hace aproximadamente 8 años venimos reclamando por una cuestión obvia de inseguridad. Los riesgos que corremos todas las trabajadoras, inclusive las familias que concurren a diario se presta para situaciones complejas“, explicó la directora María Rosa.

“Nos encontramos con gente que pernota, que por ahí traen motos y las desmantelan acá dentro, hay consumo, son años de este reclamo y no encontramos la verdad que respuesta de ninguna de las gestiones”, dijo y aclaró. “No hacemos responsable a esta gestión pero sí pedimos una respuesta”.

“En esta oportunidad por gastos de funcionamiento de nuestra institución nos hicimos cargo de conectar las farolas pero no sabemos cuál es el motivo por el cual no hay alumbrado público. Creemos que es porque en algún momento nos hayan desconectado. Hay reclamos inclusive de farolas que están los cables al aire”, indicó María Rosa.

La directora dijo, además, que hubo robos dentro y fuera del CAF. “Tramos de rejas, los portones de las rejas, todo lo que fue luminarias, lámparas nuestras colocadas que suben arriba de los techos y las arrancan. Después se han llevado rejas, las de atrás, las del frente, todo lo que falta lateral de reja también faltó así, juegos de los niños que son destruidos o que por ahí vienen y se utiliza para otro tipo de diversión”, precisó.

“Es muy complejo y es lamentable porque en realidad por ahí trabajar con tanta inseguridad que no nos garantiza nada a nosotras ni tampoco a las familias que vienen“, concluyó.

Últimas noticias
spot_img
spot_img
Noticias relacionadas