El jugador surgido de la cantera Tatengue, reveló que hay que estar preparado mentalmente para ser futbolista. “Tiene muchas presiones”, sostuvo.

El detrás de escena del ser futbolista

Muchas veces, se futbolista profesional no es algo que sea tan fácil, sobre todo si las aspiraciones de todo jugador, no son las que uno planea. Pablo Magnín, jugador surgido de Unión, tuvo fuertes declaraciones en torno al detrás de escena de la profesión.

“Nunca me creí más de lo que soy. Lo que tiene nuestro trabajo, es que muchos desean tenerlo. Si volviera a nacer, no sé si elegiría ser jugador de fútbol. Amo esta profesión, pero hay otras cosas que también me llenan. El fútbol es una jungla”, contestó en el programa radial Enganche.

Leer más: Pablo Magnin se hizo un tatuaje en homenaje a Barisone

“El fútbol, aunque no lo crean, es un trabajo muy estresante. Mucha gente deposita confianza y, sobre todo, dinero. Es mentira que solo se trabaja dos horas por día. Hay que estar preparado mentalmente para ser futbolista. Tiene muchas presiones”, afirmó el jugador de Sarmiento de Junín.

Magnín remarcó que, si no tenés a alguien “que te baje a la tierra, que te haga ver la realidad, es complicado. Te ves en la tele, con un buen auto y te dicen todo que sí, te crees un cuento que no es. Por eso es fundamental rodearse de gente que te ponga en vereda”, dijo.

Y remató: “Siento que no soy nadie para dar un consejo o para decirle a alguien que actúe de tal manera. Cuando dejas el fútbol, el celular no suena como antes. Los ‘amigos’ ya no están y te queda la gente de siempre. Uno se tiene que preparar para eso”.