El doctor De Giovanni, no se presentó lo que hizo que fracasara nuevamente y se pasó a un cuarto intermedio hasta el viernes.

Este miércoles se iba a realizar una nueva audiencia en el Ministerio de Trabajo por el cierre de la clínica Sagrada Familia, pero su dueño, De Giovanni, no se presentó lo que hizo que fracasara nuevamente y se pasó a un cuarto intermedio hasta el viernes.

Al respecto, Juan Manuel Pusineri, Secretario de Trabajo provincial expresó que a pesar de que “la audiencia de hoy fracasó nuevamente, vamos a estar convocando otra de nuevo para el viernes”.

Ante la consulta sobre por qué no se lo apresó a De Giovanni, el funcionario respondió: “A pesar de que hay una denuncia presentada en fiscalía que se relaciona con el vaciamiento de la empresa, no se lo puede detener porque todavía no se ha tipificado”.