Desde el club francés avisaron que la medida es temporal: “En cinco o diez años habrá sin duda otro número 9 en el Nantes”.

La retirada de la camiseta con el dorsal 9 a la espalda del Nantes, en homenaje a Emiliano Sala, fallecido en accidente de avión el 21 de enero, no es definitiva, se informó este sábado desde el club francés. “Es una tragedia, estoy destrozado. Emiliano dejó su huella. Es por ello, que al igual que muchos aficionados, deseo honrarlo de nuevo retirando el número 9”, declaró el presidente Waldemar Kita en un comunicado el viernes. Pero… El pope no dijo explícitamente que la medida tuviese carácter definitivo.

Fue así como se interpretó, en referencia a una práctica relativamente frecuente en los deportes estadounidenses, el basket (NBA) o el hockey sobre hielo (NHL) por ejemplo. Sin embargo, una persona interrogada en el seno del club precisó a la agencia de noticias AFP, horas más tarde, que el dorsal 9 será reasignado los próximos años.

En honor a Emiliano Sala, el Nantes retirará la camiseta número 9

 

 “Por el momento no se dará, en homenaje a ‘Emi’ y porque sería muy pesado de llevar para un jugador en el contexto actual. Pero en cinco o diez años, habrá sin duda otro número 9 en el Nantes“, explica esta fuente.

De manera obligada se verá un dorsal 9 en los partidos del Nantes en la próxima edición de la Copa de Francia porque el reglamento de la competición así lo impone (los jugadores titulares deben lucir dorsales de 1 a 11). Después de la desaparición de Sala, fue el defensor Nicolas Pallois, amigo cercano de Sala, quien lució el ‘9’ en dieciseisavos de final y en octavos.

Por otro lado, es más complejo “retirar” definitivamente un número en la liga francesa que en la NBA o en la NHL, en deportes que de juegan entre 5 o 6 y no entre 11, y donde los dorsales pueden ir de 1 a 99 sin restricción.

La LFP francesa limita a 30 el número de dorsales que pueden participar en la competición, y deben ser numerado del 1 al 30. Los dorsales 1, 16, y 30 están reservados para los arqueros.

Fuente: Olé