Tenía 30 años y llegó al hospital inconsciente y perdió la vida días después por una infección generalizada.

Una mujer de 30 años, madre de dos hijos, murió en Catamarca tras llegar al hospital inconsciente tras realizarse un aborto clandestino con un perejil.

Paulina, nombre ficticio para preservar la identidad de la víctima, vivía en un pueblo cercano a la capital catamarqueña. Llegó a la Maternidad 25 de Mayo en estado grave y no consciente, tras colocarse un perejil en la vagina. A los pocos días, falleció por una infección.

La organización Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito lanzó un comunicado, en el cual informa sobre la historia de Paulina.

Cuando ingresó a la maternidad ya no había mucho para hacer. Murió porque nadie la salvó. La clandestinidad, la desinformación, la estigmatización social, empujan a las mujeres que no quieren continuar con un embarazo a realizarse abortos inseguros como el de ‘Paulina’”, sostiene el texto del comunicado.

El Estado obliga a las mujeres y personas con capacidad de gestar a exponerse a métodos inseguros para llevar adelante su decisión”, agrega el comunicado.

Llegó en estado de inconsciencia, con una septicemia (infección) avanzadísima. Estaba a más de 400 kilómetros así que el viaje fue tremendo. La septicemia es producto de un aborto mal hecho”.

Fuente: Rosario3.