20.9 C
Santa Fe

Falleció Hipólito Montemurro

Fue un hombre con una gran carrera como dirigente deportivo, destacándose su presidencia de la Liga Santafesina de Fútbol por casi una década. También, fue candidato a intendente de la ciudad en 1991. Actualmente, se encontraba al frente de la firma Merengo.

 

phphyoe1i

 

A la edad de 66 años y víctima de una cruel enfermedad que padecía desde hace un tiempo, falleció esta mañana Hipólito Montemurro, un activo empresario de la ciudad, ex presidente de la Liga Santafesina de Fútbol, de la Asociación Santafesina de Hockey y ex Secretario de Deportes y Turismo de la provincia.

Polito nació el 9 de septiembre de 1948, era presidente de la famosa firma de alfajores Merengo y también fue candidato a intendente de la ciudad por uno de los sublemas del justicialismo en las elecciones de 1991.

Hipólito Montemurro fue presidente de la Liga Santafesina de Fútbol durante casi una década y, sin ningún tipo de dudas, implantó no sólo un estilo de conducción sino que, en su mandato, el fútbol nuestro de todos los sábados consiguió un notorio crecimiento, apoyado por importantes dirigentes de los clubes con mayor arraigo popular de la ciudad, que siguieron sus pasos y fortalecieron con el respaldo a su labor.

Hombre vinculado a La Salle, tuvo también una destacada participación empresaria a través de la firma Merengo, fundamentalmente, al margen de otros emprendimientos. Últimamente era vocal de la Cámara de Heladerías y Confiterías de la ciudad.

En su vasta carrera como dirigente deportivo, también estuvo al frente de la Asociación Santafesina de Hockey y fue Secretario de Deportes y Turismo de la provincia, durante el mandato de Carlos Reutemann.

Para pintarlo de cuerpo entero, vale la pena recordar esta frase en una de las tantas entrevistas que hizo con El Litoral, hablando de su querida Liga. “Una vez hicimos un torneo y, cuando redactamos la definición en caso de empate, pusimos varios puntos, como diferencia de gol, tantos a favor, etcétera, y si seguía la igualdad, se recurría a un sorteo. En realidad, pensamos un reglamento para gente grande. Pero fue a sorteo una final de séptima y, la verdad, ver el rostro de quienes perdieron por una moneda, no me lo olvido más. Fue lo peor que me pasó porque, además, nosotros, como dirigentes, fuimos responsables de eso, porque ninguno pensó que se podían dar todos esos factores, y no obstante, se dieron. Los dirigentes cometemos errores muchas veces, pero el tema está en darnos cuenta y tratar de corregirlos”.

La ciudad de Santa Fe lo recordará por siempre, ya que supo ganarse de mucho respeto y amigos en todos los ambientes, empezando por el deporte y siguiendo por cada uno de los sectores que conforman la sociedad santafesina.

Fuente: El Litoral

Últimas noticias
spot_img
spot_img
Noticias relacionadas