Debido a una neblina tóxica las autoridades han desalojado alrededor de cuatro mil niños.


En Kiev, Ucrania los ciudadanos describieron que una neblina llegó al pueblo, y empezaron a notar como los objetos metálicos se oxidaban, las plantas perecían y la gente presentaba problemas para respirar.

Los ecologistas y médicos explicaron que el fenómeno es ocasionado por una importante liberación de contaminación industrial, la cual comenzó en agosto de este año. Pero además del grave problema ambiental, existe otra complicación. La contaminación ha rebasado la frontera de facto entre Crimea, controlada por Rusia, y la porción continental de Ucrania, que ya era un punto geopolíticamente conflictivo desde que Rusia anexó a Crimea en 2014, lo que generó sanciones por parte de Estados Unidos y Europa.

Las autoridades de ambos países han desalojado a alrededor de cuatro mil niños de pueblos y aldeas afectadas por la contaminación, además de brindarles tratamiento médico a los enfermos. Los residentes que no han abandonado los lugares afectados, cierran sus ventanas y permaneces en el interior de sus hogares.

Políticos ucranianos y rusos han dado diferentes versiones del problema, pero ambos apuntan como principal responsable una fábrica química de Crimea que produce dióxido de titano, el cual se usa para crear diferentes productos.

La fábrica Titán fue cerrada hace una semana, no solo contaminaba el aire sino que hace años formó un estanque de desechos tóxicos de azufre. Las autoridades rusas responsabilizan al estanque por la neblina tóxica, mientras que las autoridades ucranianas culpan a la fábrica directamente.

Iktor Korolenko, jefe del Departamento de Salud de la región Kherson de Ucrania, que limita con Crimea, explicó que los médicos están preocupados, no solo por las quejas sobre dificultades para respirar, sino también por padecimientos estomacales en niños que comieron frutas y vegetales contaminados o ingirieron químicos que tenían en las manos.

Fuente: nytimes