La Aduana no dejó ingresar al país a algunos jugadores del Rojo ya que en el PCR aún se detectaba coronavirus. El partido frente al Bahía tuvo que ser suspendido y reprogramado para este miércoles a las 19.15

Independiente no podrá con 8 jugadores que debieron volver a Argentina

En medio de un escándalo que sentará precedentes, la delegación de Independiente dejó esta mañana el aeropuerto de Salvador, en Brasil, luego que sus integrantes permanecieran varias horas varados, sin agua ni comida, mientras jugadores que dieron positivo en los testeos pero ya habían recibido el alta epidemiológica por coronavirus, volvieron a Buenos Aires y no jugarán el partido ante Bahía, el cual fue reprogramado para este miércoles.

El encuentro por la tercera fecha del grupo B, a partir del pedido de los dirigentes del “Rojo”, se mantendrá en el horario de las 19.15 en el estadio “Roberto Santos” de esa ciudad brasileña, controlado por el árbitro chileno Roberto Tobar, quien tendrá como asistentes a su compatriota Christian Schiemann y al ecuatoriano Juan Aguiar, e irá televisado en directo por la señal deportiva de cable ESPN.

El escándalo se inició cuando la delegación del conjunto de Avellaneda viajó en la tarde del lunes y arribó cerca de las 18:00 al aeropuerto “Luis Eduardo Magalhaes”. Allí, al menos seis integrantes de la delegación dieron positivo a los testeos rápidos de coronavirus, aunque se trataba de personas que ya habían transitado la enfermedad y habían sido autorizados por Conmebol a viajar.

De hecho, se testearon el sábado tal como indican los protocolos de la Conmebol para poder participar de cada uno de los encuentros internacionales. Sin embargo, las autoridades sanitarias de Brasil, uno de los países más afectados por la pandemia en todo el mundo, no le permitieron abandonar el aeropuerto, por lo que el resto de la delegación decidió quedarse junto a ellos hasta que se resuelva la situación.

Tuvieron que dormir en colchonetas o tirados en el piso del sector de migraciones del aeropuerto. “Parte de la delegación fue al hotel a descansar y otros quedaron retenidos de manera arbitraria en el aeropuerto. Las autoridades sanitarias de Bahia nos han maltratado sin razón alguna, dejándonos varados por más de seis horas“, publicó la cuenta oficial de Twitter del club de Avellaneda, cerca de las 3:00 del martes.

Todos los que conforman el viaje han sido testeados el sábado y se han presentado los estudios para viajar y disputar el encuentro. Lo ocurrido, ajeno a Independiente, ha generado una demora insostenible, alterando la rutina y el descanso de nuestro equipo antes de un partido“, agregó.

Pero a partir de esta situación se abre otro problema para el “Rojo”, porque dentro de los seis afectados está Pedro Monzón, que iba a oficiar de DT ante la ausencia de Julio Falcioni, por un problema personal. Entonces, como Omar Píccoli -el otro ayudante de Falcioni-, está aislado por contacto estrecho de COVID-19, el entrenador oficial ante Bahía sería el paraguayo César Velázquez, preparador de arqueros. Una posibilidad es que el coordinador Fernando Berón viaje de urgencia a Salvador este martes junto a algunos juveniles para completar el plantel.

Fuente: Noticias Argentinas