El radical Gerardo Morales obtuvo su reelección con un formato de Cambiemos ampliado a sectores del peronismo, y amasó así el primer triunfo a gobernador para Mauricio Macri en el desdoblado calendario electoral, que apila ya 14 derrotas.

Fue una victoria cantada y la primera bocanada de aire fresco para el presidente Mauricio Macri. El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, festejó su reelección con el 43% de los votos, cuando apenas estaban escrutadas el 12% de las mesas pero la incipiente tendencia victoriosa se perfilaba irremontable para sus adversarios.

Los número finales, con el 98% de las mesas escrutadas, arrojaron un 43% para Gerardo Morales (Cambia Jujuy); Julio Ferreyra  (Frente Justicialista) con el 32%; Guillermo Snopek (Frente Juntos por Jujuy) 10%; Vicente Casas (Confiar) 3%.

El respaldo electoral a la continuidad del proyecto reformista del mandatario radical, apoyado en una coalición de 38 partidos, en decisiva alianza con un sector del peronismo encarnado por su vicegobernador, Carlos Haquim (FR), se leyó en esa provincia en clave netamente local.

Aunque al hablar desde su búnker, Morales agradeció especialmente al presidente Mauricio Macri “por ser un jujeño más“.

Hay que agradecerle al presidente Mauricio Macri porque ha sido otro jujeño más. Sin su apoyo nada de esto podría haber sido posible. Desde el parque solar en Cauchari, el nuevo aeropuerto, la ruta 34 y la instalación de la fábrica de litio en Perico, no ha habido proyecto jujeño que no haya apoyado“, lo encomió. Y celebró ante sus votantes la concreción de su proyecto de continuidad, paz social y de reconversión económica para jujuy.

La estela de este primer ansiado triunfo oxigena la magra performance de Cambiemos, derrotado en las contiendas electorales de 9 provincias: Neuquén, La Pampa, Río Negro, Córdoba, Misiones, San Juan y ayer también en Tucumán, Entre Ríos y Chubut.

Fuente: Infobae/SOL 91.5