El gobierno publicó un boletín sobre la actualización de protocolo de cómo actuar para casos de interrupción legal del embarazo contemplados con la ley actual.

Foto ilustrativa

Actualización de protocolo del aborto no punible

El gobierno publicó en el Boletín Oficial una actualización del Protocolo de actuación para casos de interrupción legal del embarazo, contemplados por la ley actual, que entre otras cosas autorizaba a las adolescentes menores de 15 años a abortar en hospitales públicos, por considerar que cursar un embarazo a esa edad constituye un riesgo físico y psicológico para su salud.

Además, indicaba que quienes tuvieran entre 13 y 16 años, podrían hacerlo sin que se les exigiera la autorización de los padres, si se trataba de un embarazo de menos de 12 semanas y de un aborto medicamentoso. No se estaba hablando solo de adolescentes que hubieran sufrido una violación, sino de todas aquellas que hubieran quedado embarazadas y decidieran que no quisieran seguir adelante.

¿Qué dice el protocolo?

El texto apuntaba a cambios específicos. Por ejemplo, establecía procedimientos a la hora de recibir a una mujer embarazada en el sistema de salud. La pregunta sobre si ese embarazo ameritaba alguna de las causales de interrupción legal debía estar presente en la primera entrevista médica, y para todas las mujeres: “¿Existe causal para ILE? (riesgo para la salud física-mental-social o para la vida o violación)”. A partir de entonces, se le debía dar la orientación que correspondiera. Además, se establecía qué tipo de tratamiento se le debía dar a la embarazada según el grado de avance.

El protocolo contemplaba que los embarazos de menos de 12 semanas (en ocasiones hasta las 14) pudieran ser abortos medicamentosos y ambulatorios, con control médico. De allí en adelante se evaluaría el aborto con misoprostol hospitalario. Aunque allí se incrementaría la dosis, en gramos y en frecuencia. También se podría combinar con otros métodos de intervención médica. Según decía el protocolo, “el tratamiento con mifepristona combinado con misoprostol es el gold standard para la interrupción medicamentosa de un embarazo”.

“El nuevo texto redacta mejor los derechos de la mujer que interrumpe el embarazo, los amplía con más evidencia o respaldo por parte de las leyes. Expresa con más ahínco la causal salud. Que no es que la mujer se está muriendo, sino que afecta al bien salud que es un bien biopsicosocial. Es muy importante. Cuanto más se escriba sobre estos puntos, más acceso van a tener las mujeres que interrumpen el embarazo“, afirmaba sobre el nuevo protocolo el doctor Mario Sebastiani, miembro del comité de bioética del Hospital Italiano y autor del libro Aborto legal.

El boletin completo: El protocolo sobre el aborto no punible 

Fuente: La Nación