Ocurrió en Casilda, la mujer abusaba sexualmente de su hija menor de 9 años, quien fue capaz de manifestar lo que estaba viviendo.

El viernes pasado, detuvieron en Rosario a una policía acusada de abuso sexual de su propia hija. La mujer de 35 años se encontraba cuidando a su hija en el Hospital de Niños de Rosario por hemorragias.

El fiscal a cargo de la causa, Emiliano Ehret, imputó a la acusada por el delito de “abuso sexual agravado por el vínculo y por la convivencia preexistente en concurso real con corrupción de menores agravado por el vínculo”.

La juaza Mariel Minetti dictó la prisión preventiva por 70 días y ordenó otras medidas en la investigación.

La niña abusada (de 9 años) es la hija menor de la policía. Y es a ella a quien se le atribuye la autoría de los hechos, que incluso le llegaron a provocar una hemorragia a la menor. La niña fue capaz de manifestar todo lo que estaba viviendo y los médicos pudieron determinar que sufría abusos sexuales con accesos mediante objetos.