Los disturbios se desataron la noche del domingo y tuvieron su epicentro en dos importantes ciudades de El Alto y La Paz.

Luego de la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia, concretada este domingo  tras la “sugerencia” de las Fuerzas Armadas, grupos de violentos incendiaron una flota de buses municipales y las casas de dirigentes, entre ellas un domicilio del mandatario en Cochabamba, y el de una periodista. El expresidente denunció golpe de Estado.

Durante la jornada, un grupo de desconocidos causó destrozos en una de sus casas, según informó la emisora local Red Uno. En las redes se difundieron videos del interior del domicilio, en los que se puede ver la vivienda destrozada mientras un grupo de personas realiza pintadas y busca entre las cosas del mandatario.

Por otro lado, el líder de un colectivo ciudadano (Conade), Waldo Albarracín, que alentó el pedido de renuncia de Morales, también denunció que “una turba de masistas” (miembros del MAS, el partido de Morales) habían quemado y destruido su casa. Albarracín, que es rector de la universidad estatal de La Paz.

No puedo hablar ahora, pero es cierto“, respondió la presentadora de Televisión Universitaria, Casimira Lema, cuando el portal Urgente.bo le preguntó por teléfono si su casa había sido atacada e incendiada. El domicilio del exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, también fue allanado por desconocidos que robaron toda su documentación, según dijo él mismo por teléfono a la televisión.

Los disturbios se desataron la noche del domingo y tuvieron su epicentro en dos importantes ciudades: El Alto y La Paz. Allí, decenas de personas sembraron el terror entre los vecinos del barrio acomodado de Achumani. Al sur de La Paz, la sede de la embajada de Venezuela en Bolivia fue tomada por “encapuchados“, informó la jefa de la legación, Crisbeylee González, citada por la agencia estatal ABI. “Con dinamita, encapuchados con escudos han tomado la embajada de Venezuela en Bolivia“, señaló.