El personal del Cobem evalúa la composición del lecho de la Setúbal, para enfrentar posibles situaciones de riesgo.

Bajante histórica del Paraná

La Municipalidad de Santa Fe se prepara para actuar ante posibles situaciones de emergencia ante la bajante histórica que se registra en el Río Paraná. Es por eso que realiza estudios y reconocimiento de suelo en el lecho de la laguna Setúbal.

Por ejemplo el viernes, donde se realizó un encuentro que reunió a distintas áreas del gobierno local como la Central Operativa Brigada de Emergencias Municipal (Cobem) que funciona bajo la órbita de la Dirección de Gestión de Riesgos municipal, la Dirección de Deportes y la Guardia de Seguridad Institucional (GSI), además de personal de Prefectura y fuerzas policiales.

La reunión se llevó a cabo en la sede de la Dirección de Deportes municipal, donde personal del Cobem inició una evaluación de riesgo de toda la zona de playa y cuya información recabada será utilizada para garantizar una coordinación efectiva en vistas a la próxima temporada de verano.

Leer más: Mirá las imágenes y video de la bajante histórica del río Paraná

Desde hace tiempo la Municipalidad viene alertando sobre la prohibición de circular a pie o con vehículos por el lecho de la Laguna Setúbal. Desde la Secretaría de Asuntos Hídricos y Gestión de Riesgos municipal se advierte sobre los peligros ya que el  fondo de la laguna está formado principalmente por materiales limosos y arcillas. El suelo no es homogéneo, sino que presenta zonas con sedimentos antiguos y resistentes y otras con fangos muy blandos de depositación reciente.

Daniel Ramos, personal de Cobem que participó de la reunión, precisó que “estamos tratando de trabajar en la prevención, en estar preparados por si ocurriera alguna situación de rescate, o ante el caso de que alguna persona que pueda estar en el área del río y le ocurra alguna emergencia”. Es por eso que se busca “evaluar los accesos, los ingresos, las salidas rápidas en caso de realizar algún rescate. También vamos a contar con la colaboración de algunos servicios que pueden apoyar en esa actividad”. 

El río no es solo un riesgo a la hora de caminar sino también a la de navegar. Al respecto, Ramos detalló que “el río se convirtió en una trampa, hay situaciones donde la persona se mete confiada en un área donde no conoce, no solamente con vehículos sino a pie, y tenemos que activar el sistema de rescate y emergencia, para lo que estamos analizando el cuadro de situación previamente, por si llegara a pasar”.

Fuente: Municipalidad de Santa Fe