12.7 C
Santa Fe

Descubren plaguicidas prohibidos en abejas, cera y miel en campos de distintas provincias argentinas

La denuncia se desprende de una investigación del Conicet. El trabajo se centró en el análisis de muestras recolectadas en conjuntos de colmenas.

Plaguicidas prohibidos en abejas argentinas

Una investigación realizada por el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) detectó restos de agroquímicos, en su mayoría ya prohibidos en el país, y otros contaminantes industriales en muestras de abejas, cera y miel. Científicos de Mar del Plata y Córdoba advierten sobre la posible afectación en la producción de miel, derivados de la colmena y la polinización.

Según el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), basado en datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Argentina es el segundo productor y exportador mundial de miel. En total, el 95% de la miel producida en el país se exporta a más de 20 países. El Conicet destaca que la industria apícola está sostenida por unos 30 mil productores que gestionan al menos 3 millones de colmenas distribuidas por todo el país, concentradas principalmente en la Pampa Húmeda.

Leer más: Día Mundial de las Abejas: sin abejas habría menos flores en la primavera y en todas las estaciones

Los investigadores se centraron en un apiario en Córdoba, cercano a zonas extensamente cultivadas con soja y maíz, donde se emplean muchos agroquímicos. También tomaron muestras en localidades como Santa Paula (Buenos Aires) y Choele-Choel (Río Negro), donde hay paisajes con vegetación diferente.

El estudio identificó que las abejas melíferas (abeja europea) enfrentan “amenazas” debido a las transformaciones en el uso del suelo provocadas por actividades productivas cada vez más intensivas. Esto no solo busca un mayor rendimiento, sino que también requiere más plaguicidas para controlar las malezas, generando una cadena de efectos tanto para el ambiente y los ecosistemas, como para la salud de la población argentina, según un estudio reciente que halló restos de plaguicidas en el cuerpo humano.

Leer más: La Fundación Vida Silvestre donó 80 hectáreas para sumar al sistema de áreas protegidas de Misiones

La investigación del Conicet encontró residuos de contaminantes organoclorados y clorpirifos en las muestras de los tres territorios y en ambas estaciones. Clorpirifos, un insecticida “altamente tóxico”, fue ampliamente utilizado en Argentina hasta 2023. También se detectaron bifenilos policlorados (PCBs) y éteres de bifenilos polibromados (PBDEs), compuestos tóxicos provenientes de zonas industriales y urbanas.

Fuente: Quedigital
spot_img
spot_img
Últimas noticias
Noticias relacionadas