El conjunto de Sarandí derrotó por 2-0 a Juan Aurich en su debut en la Sudamericana, con goles de Boghossian y Wilchez. Para la revancha habrá que esperar al 11 de mayo.

arsenal
Lucas Wilchez celebra el segundo gol de Arsenal frente a Juan Aurich en Perú, por la Copa Sudamericana.

Arsenal comenzó con una importante victoria su camino en la primera fase de la Copa Sudamericana: venció por 2-0 en Perú a Juan Aurich. Joaquín Boghossian, a los seis minutos del primer tiempo, abrió la cuenta para el elenco de Humberto Grondona, y a los 21 Lucas Wilchez la amplió aprovechando los espacios que dejaba sistemáticamente el fondo local.

En un arranque furioso, el conjunto de Sarandí tuvo tres chances claras en seis minutos hasta que abrió el marcador. La primera, a los 3′. Juan Sánchez Sotelo probó a distancia y la pelota salió desviada al lado del ángulo. Un minuto después, el aquero Cisneros se quedó con un remate de Leandro Marín, quien pateó de zurda un centro rasante al medio del área del cual los defensores peruanos eligieron ser sólo espectadores. Pero la tercera fue la vencida. A los seis, Joaquín Boghossian llegó a desviar la trayectoria de un disparo de Federico Milo desde el borde del área y descolocó al arquero.

Arsenal estuvo cómodo en casi todo el encuentro, pero sobre todo en la primera etapa. Sufrió poco abajo, ganó los rebotes y pelotas divididas, y cada vez que pudo salir rápido llevó peligro al arco contrario. A los 21′ tras una pelota larga desde el fondo, Sánchez Sotelo la aguantó entre los centrales, avanzó unos metros y le pegó de zurda: gran reacción del arquero para evitar el segundo. Pero un minuto después, la ventaja se agrandó igual, gracias a Lucas Wilchez. El volante paró la pelota al borde del área grande tras un despeje de la defensa local, la acomodó con el muslo y le pegó de volea un zurdazo que dejó sin chances al arquero. Golazo. A los 31′ Cisneros volvió a ganarle el duelo personal a Sánchez Sotelo y evitó el tercero.

El complemento fue más aburrido que los primeros cuarenta y cinco minutos. Los locales intentaron, pero sin ideas, y Arsenal mantuvo la ventaja casi sin despeinarse y sin mucha ambición de ataque. Sólo sufrió en la última, cuando Pellegrino le sacó un disparo a Marcelo Pappano.

Así, el equipo del Viaducto esperará larga y tranquilamente por la revancha en Sarandí, que se disputará el 11 de mayo debido al nuevo formato anual de la competición.

 

Fuente: Clarín.