La condena a Alejandro Paulo Barrios, Germán Alejandro Castañeda y Leandro Nicolás Armelino fue por la coautoría de homicidio calificado por el empleo de arma de fuego.

Fiscales presentes en el juicio. Foto: Mauro Re.

En la mañana de este miércoles se llevó adelante el juicio oral y público con Alejandro Paulo Barrios, Germán Alejandro Castañeda y Leandro Nicolás Armelino, los acusados como coautores del homicidio de Iván Albarengo de 11 años cometido en 2016 en la ciudad de Santa Fe.

Finalmente, el tribunal resolvió por unanimidad condenar a 21 años de prisión a los tres acusados. La condena fue por la coautoría de homicidio calificado por el empleo de arma de fuego

Concierto delictivo, común y colectivo

El niño que resultó víctima murió el viernes 22 de enero de 2016 luego de estar internado cinco días en el hospital de Niños Orlando Alassia. La causa de la muerte fue un disparo de arma de fuego que recibió en el cráneo minutos después de las 14 del lunes 18 de enero de 2016 en inmediaciones de calle Obispo Boneo entre Primer Pasaje y Camino Viejo a Esperanza, del barrio Las Lomitas, en la zona norte de la capital provincial.

Al momento de recibir el disparo que le quitó la vita, la víctima se dirigía a un kiosco ubicado en la intersección de Obispo Boneo y Camino Viejo a Esperanza –a escasos metros de su casa– en el que realizaba tareas de limpieza.

“Los tres detenidos utilizaron armas de fuego para disparar hacia un lugar denominado ‘Vieja Casona’, para lo cual actuaron conjunta y premeditamente”, precisó la fiscal Ferraro. “En ese momento, la víctima pasó por el lugar y fue impactado en su cabeza”, agregó la funcionaria del MPA.

Ferraro también señaló que “por la hora del día en la que se produjo el hecho, los autores debieron tener al menos representación de que podían alcanzar a alguna persona con sus disparos, más aun considerando que en el lugar había varios niños que se reunían para ir hacia la Esquina Encendida”.

“A pesar de que no pudo determinarse cuál de los tres imputados efectuó el disparo que impactó en el niño, los tres portaban armas y las usaron simultáneamente”, señaló la fiscal. En tal sentido, agregó que “en este contexto, resulta un dato menor quién de los tres acertó el disparo mortal, debido a que los tres tuvieron la finalidad dolosa y consensuada de causarle la muerte. El resultado les pertenece y es atribuible a todos ellos en su concierto delictivo, común y colectivo”.