La medida durará dos años, tiene tres ejes centrales y establece que la Municipalidad local adopte “medidas urgentes” para garantizar el derecho humano a la alimentación adecuada de niños, niñas y adolescentes.

 

El Legislativo local declaró la emergencia socioalimentaria en la ciudad. Tendrá una duración de dos años e insta al Municipio a adoptar medidas “económicas y técnicas” y “hasta el máximo de los recursos que disponga” para garantizar el derecho a la alimentación de niños, niñas y adolescentes de hasta 18 años. También se creará una mesa de diálogo social y económico, y un plan de empleo local.

Podrá disponer de reasignaciones presupuestarias, previa autorización del Concejo. Esta decisión se tomó en base a dos proyectos que se unificaron: uno presentado por Ctep (Confederación de Trabajadores de la Economía Popular) y otro que había ingresado por el edil Martínez Kerz (bloque PJ – Santa Fe). La declaración fue aprobada por unanimidad.

Esta declaración de emergencia hará que el Municipio deba gestionar con autoridades nacionales y provinciales para “reforzar la asistencia económica y alimentaria en escuela y ONG’s donde funcionen comedores comunitarios o merenderos”. Además, atender con urgencia “las situaciones de vulnerabilidades socioeconómicas más extremas”.