Con gol de Jarlan Barrera, el Sabalero cayó por 1-0 en Colombia por el partido de ida de los octavos de final de la Copa Sudamericana. La vuelta se jugará el 4 de octubre.


Al principio, Junior demostró superioridad sobre Colón a través ataques veloces, presionando la salida del Sabalero y con la participación continua de los laterales. Al Rojinegro le llegaban por todos lados y no había forma de contener los avances del Junior. Fritzler y Zuculini no lograban frenar en el medio a los atacantes del Tiburón porque no contaban con la asistencia de Chancalay o Estigarribia para seguir a los laterales del local.

Si bien Junior era dominador, con el correr de los minutos, Colón logró juntar sus líneas y no dejar grandes espacios para poder contrarrestar cada ataque del equipo colombiano. Estaba claro que el Sabalero no iba a lucirse a Colombia, sino a buscar el mejor resultado posible para definirlo en la vuelta.

La más clara en el primer tiempo fue un remate desde fuera del área que se estrelló en el palo derecho de Burián. Luego de eso, algún que otro centro llevó peligro al área del Sabalero pero ninguno finalizó con el arquero de Colón interviniendo.

Junior fue en todo momento quien manejó los hilos del partido. Fue el máximo poseedor de la pelota pero nunca logró inquietar, más allá de ese tiro en el palo en la primera parte, a Burián.

La apertura del marcador se iba a dar a mediados del segundo tiempo. Un córner desde la izquierda, una pelota que la defensa Sabalera no logró sacar y Jarlan Barrera que capturó un pase/remate débil de un compañero que estaba en suelo y a pocos metros de Burián, puso el 1-0 para Junior.

A pesar de que la ingeniería ofensiva de Junior no le alcanzó para hacer trabajar al arquero Sabalero todo el partido, el resultado fue justo y el equipo de Comesaña mereció ganar. El Tiburón intentó, al menos, acercarse al área rival. Colón, por su parte, jugó a que Junior no le llegue a Burián o que lo hagan de manera incómoda. Los de Domínguez controlaron los avances del local, pero de mitad de cancha para adelante, no se vio casi nada.

De todas maneras, un 0-1 no es tan mal resultado para el Rojinegro. De local, con el empuje de su gente, el retorno de Ortíz y Correa y teniendo en cuenta que Junior podría jugar a defender el resultado, Colón podría sacar provecho para dar vuelta la serie el 4 de octubre.

Obviamente que Domínguez no pretendía traerse un resultado adverso pero si tenemos en cuenta la últimas actuaciones de Colón, el partido en Colombia se trataba de que la serie no quede cerrada en el primer partido.