Con dos goles de Javier Correa, Alan Ruiz y Gustavo Toledo, Colón venció 4-0 a Patronato y se metió en zona de clasificación a la Copa Sudamericana. La próxima fecha, ante Belgrano.








A modo de síntesis, la diferencia que hubo en el primer tiempo entre Colón y Patronato fueron los pies de Javier Correa. El sabalero no mostró una idea futbolística para someter al su rival, sino que se valió de dos pelotas paradas, con buena fortuna y errores defensivos del patrón mediante, para ponerse por encima en el marcador.

Otra de las causas por las que Colón no se fue al descanso con una diferencia más amplia fue el arquero Bértoli, que aún lesionado, salvó a su equipo en un par de ocasiones. En cuanto al visitante, no produjo casi nada para inquietar y poner en riesgo la ventaja del sabalero.

Ya en la segunda parte, el equipo de Domínguez retomó el libreto que mostró en partidos anteriores, el que con el resultado a favor se repliega, cede terreno al rival e intenta aprovechar los espacios en los contraataques. De no ser por la falta de precisión o mala toma de decisiones, Colón hubiese podido propinarle una paliza histórica. Igualmente sobre el final iba tomar forma el resultado de acuerdo a lo mostrado en cancha.

Alan Ruiz y Gustavo Toledo anotaron los goles restantes y pusieron el 4-0 definitivo. Con la goleada, Colón suma 37 unidades y se vuelve a meter en zona de clasificación a la Copa Sudamericana. Además debe terminar de jugar ante Vélez, por lo que podría trepar aún más en la tabla. Belgrano en Córdoba es el próximo rival de sabalero. Equipo que también aspira a clasificar a un certamen internacional para el año próximo, por lo que será un encuentro de mucho atractivo.