El presidente de la Cámara de Diputados afirmó que el gobierno nacional quiere “hacerle bajar la cabeza al sindicato” para reconfigurar el convenio colectivo.

antonio_bonfatti.jpg_501420591

El diputado provincial socialista, Antonio Bonfatti, consideró que desde el entorno del gobierno nacional se está aprovechando la crisis de Sancor para cambiar el convenio colectivo de toda la industria láctea y, además, para que alguna empresa privada de su riñón se quede con el negocio de la cooperativa.

“Quienes negocian por parte del gobierno son dueños de empresas lácteas o de supermercados, y pretenden tener de esclavo y rehén a Sancor para bajar las retenciones del convenio laboral del sindicato”, afirmó el presidente de la Cámara de Diputados.

La postura del gobierno nacional, y del propio presidente Mauricio Macri, se ha centralizado en la necesidad de bajar los aportes que las lácteas le realizan al sindicato como exigencia para desembolsar 450 millones de pesos que ayuden a la crisis. En principio se había logrado que se bajen los aportes de $3.300 a $1.000 para Sancor, pero según Bonfatti “Macri dio la orden” para hacerlo extensivo a toda la industria.

Al ser consultado por quiénes son los representantes del gobierno que tienen intereses económicos en el sector lácteo, el diputado mencionó a los coordinadores del gabinete económico Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, este último con vínculos en la fábrica de queso muzzarella de la localidad santafesina Progreso, Pampa Cheese, al igual que el secretario de Comercio, Miguel Braun, y hasta mencionó hasta Marcos Peña.

“A muchos (empresarios) les interesa comprar la marca Sancor. Con la excusa de Sancor quieren hacerle bajar la cabeza al sindicato para que resignen ese dinero que los empleadores le tienen que pagar al sindicato. Cada día que pasa destruyen a Sancor para que se la quede otro. Desde el sector privado están jugando con pólvora en este sentido”, afirmó.

La solución

Según Bonfatti, “Sancor y toda la lechería está en crisis porque no hay un mercado transparente que permita no caer rehenes de la cartelización del mercado”. Hay cinco o seis empresas que cartelizan los productos. En el mundo se remarca de un 8 a un 15% del tambo a la góndola, en Argentina el 500%.

 

Fuente: Rosario Plus