En el contrato que la Pulga firmó con el club catalán en 2017, y que vence en el 2021, figura la posibilidad de romper el vínculo de forma unilateral, aunque con restricciones.

 

Cuando Lionel Messi firmó la renovación de su contrato con el Barcelona en el 2017 lo hizo por cuatro temporadas, hasta el 30 de junio del 2021. Lo que no se sabía en ese entonces, y que el diario El País de España lo reveló en su edición de este jueves, es que ambas partes acordaron que si bien hay una firma de por medio, el 10 argentino puede irse del club en el momento en el que él lo desee. Y sin tener que pagar ninguna cláusula de rescisión.

► Leer Más: Messi fue el mejor delantero de la Champions League 2018/19

Esto significa que Messi, al final de cada temporada, no se encuentra atado contractualmente con el club catalán por más que haya acordado la continuidad hasta mediados del 2021.

Sin embargo, el contrato estipula ciertas excepciones. Si la Pulga decide romper el vínculo de forma unilateral, solo podrá marcharse a ligas de menor orden. De esta manera, como explica Mundo Deportivo, queda desterrada la posibilidad de que algún gigante europeo tiente al rosarino para dejar el club catalán sin la necesidad de desembolsar ni un solo euro por su pase. De esta forma, la permanencia de Messi en el conjunto culé está más atada al deseo que a lo que dicen los papeles.

► Leer Más: Messi ganó el premio al mejor gol de la temporada de la UEFA

Vale recordar que el club anunció en julio del 2017 la renovación del vínculo con Leo luego de cuatro arduos meses de negociaciones. Y recién en noviembre de ese año dio algunos detalles contractuales, como que la nueva cláusula de rescisión había pasado de 250 a 700 millones de euros.

 

Fuente: Clarín