El tercer eje temático generó algunos de los momentos más picantes de la noche. Y otra vez se destacó el cruce entre Macri y Fernández.

Debate Presidencial 2019

Fue José Luis Espert el encargado en abrir el tercer eje temático del debate: Federalismo, Calidad Institucional y Rol del Estado. El candidato de Unite por la Libertad y la Dignidad propuso eliminar la coparticipación federal de impuestos y que sea cada provincia la que financie sus gastos con recursos propios más aportes federales del Gobierno central.

Lo fundamentó explicando que el actual “es un sistema en el que sólo uno recauda, la AFIP, y 24 jurisdicciones -las provincias- que gastan. La coparticipación trae como consecuencia que el gasto público llega a niveles que la sociedad después no puede pagar y promueve la gestión irresponsable en el manejo de los recursos públicos”.

Y agregó el candidato de Unite: “Hay muchas provincias que se han convertido en verdaderos feudos. Nadie paga el costo político“.

 

A su turno, Alberto Fernández sostuvo que “Argentina dice ser un país federal, pero en verdad no lo es. Es un país donde el Gobierno nacional concentra mucho poder. Este modelo ha sido muy ingrato”, indicó y propuso trabajar junto a los 24 gobernadores.

Y luego apuntó otra vez contra el presidente Macri. “Así como el federalismo se ha deteriorado en este tiempo, mucho más se deterioró la calidad institucional. Lo primero que hizo el presidente Macri fue proponer dos jueces a la Corte por decreto, entró por la ventana al Consejo de la Magistratura, usurpó un cargo y con esa mayoría designó jueces a su antojo, vació una Cámara Federal. La verdad es que la corrupción es un gran problema y que debemos afrontarlo todos”.

Hay que terminar con los empresarios que corrompen y con los funcionarios que se dejan corromper. Y hay que terminar con los empresarios que llegan al Gobierno y desde allí hacen negocios para sus empresas. En eso vamos a trabajar“, aseguró.

Macri también dijo lo suyo y, tal como había anticipado en el primer debate, se apuntó al kirchnerismo.

Ahora el kirchnerismo habla de federalismo, después de prepotear a propios y ajenos, látigo y chequera, todos disciplinaditos“, acusó.

Gómez Centurión y Espert coincidieron en “igualar” en términos de corrupción a los dos candidatos que obtuvieron más votos en las PASO y con responsabilidades en el Gobierno en los últimos 15 años.

Resulta un sarcasmo hoy hablar de calidad institucional cuando las dos fórmulas que proponen la polarización en la Argentina están hilvanadas sutilmente por algún punto de corrupción”, dijo el aspirante del frente Nos.

Espert fue en esa línea y observó a Macri y a Fernández, a quienes dijo: “La verdad que viendo como se tiran misiles entre el señor Presidente y el principal candidato de la oposición, me causa un poco de gracia”.

 

Nicolás Del Caño eligió como blanco a Macri: “Hemos visto cómo se tiran acusaciones de ambos lados. Ni siquiera funcionarios del gobierno anterior niegan que haya habido corrupción, pero usted Macri se la pasó hablando de transparencia“.

Y agregó: “Bajo su gobierno se emitió un decreto para salvar a su familia de pagar la deuda que tenían con el Estado, de cuando manejaban el correo y evadían impuestos“.

Se jactan de democráticos pero vetó las únicas leyes que salieron a favor del pueblo desde el Congreso: la que prohibían los despidos y la que limitaba las tarifas. Mandaron la ley de reforma previsional para robarle a los jubilados cuando existía un ochenta por ciento de la población que estaba en contra“, enumeró y recordó la designación del ex CEO de Shell, Juan José De Mendiguren al frente de Energía.

Lavagna, el más sereno en este bloque, propuso replanteo territorial de la producción y el empleo, una “política tributaria a favor del interior, una política crediticia” e infraestructura dirigida a que las producciones se vayan radicando en las provincias. Y advirtió que hay muchas economías regionales que se están hundiendo.

Fuente: La Nación/ Infobae