Este jueves se cumplen 40 años de la institución del 25N como el Día Internacional de la No Violencia contra las Mujeres. La fecha recuerda la figura de las hermanas Mirabal, activistas que dedicaron su vida a la lucha por la libertad política en República Dominicana. Fueron brutalmente asesinadas durante la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo.

Patria, Minerva y María Teresa Mirabal

40 años del 25N

Este jueves 25 de noviembre se conmemora en todo el mundo el Día Internacional de la No Violencia contra las Mujeres. Este año se cumplen 40 años de su instauración como fecha que recuerda la lucha de miles de mujeres en todo el mundo por la igualdad de derechos políticos y sociales. El 25N mantiene presenta la figura de las hermanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, activistas oriundas de República Dominicana, brutalmente asesinadas en el año 1960 por orden del dictador dominicano Rafael Trujillo.

La fecha fue oficializada por la Organización de Naciones Unidas (ONU) el 17 de diciembre de 1999, pero cabe destacar que la erradicación de la violencia de género es una lucha con una trayectoria mucho mas larga.

Leer más: 25N: Habrá una movilización de mujeres y disidencias en Santa Fe

Este 25N también marca el 30º aniversario de la campaña “16 Días de Activismo contra la Violencia de Género”, una iniciativa de activistas que, en 1991, participaron de la fundación del Women’s Global Leadership Institute, que actualmente continúa bajo la coordinación del Center for Women’s Global Leadership. la campaña se extenderá hasta el 10 de diciembre y a través de la ONU se invita a los gobiernos, las organizaciones de mujeres, las y los jóvenes, los medios de comunicación, y la sociedad en conjunto “a unir fuerzas para afrontar la problemática mundial”.

Las hermanas Mirabal

Las activistas dominicanas nacieron en Ojo de Agua, un poblado pequeño de la provincia de Salcedo, en el norte de República Dominicana. En 1949 la familia entró en contacto con Trujillo al ser invitada a una recepción que se celebraba en su honor. Según algunos historiadores, el dictador se sintió atraído por Minerva y comenzó a cortejarla sin éxito. Por su parte, ella le exigía terminar con el acoso judicial que el gobierno dominicano sostenía contra Pericles Franco, uno de los fundadores del Partido Socialista Popular.

Las hermanas Mirabal fueron encarceladas, violadas y torturadas en diversas ocasiones, al igual que su padre, Enrique, también apresado y liberado en varias ocasiones hasta que se enfermó y murió a finales de 1953. El asesinato de las Minerva, Patria y María Teresa ocurrió cuando República Dominicana atravesaba tiempos turbulentos de descontento social. América Latina era escenario de una serie de levantamientos populares que se manifestaban contra las dictaduras de la región. Un año antes del asesinato de las hermanas Mirabal, en 1959, se creó la Agrupación 14 de Junio. El 25 de noviembre de 1960, los cadáveres de las hermanas aparecieron destrozados en el interior de un jeep, en el fondo de un barranco.

Leer más: Los detenidos por el caso Tehuel fueron indagados por homicidio agravado por odio de género

Los años pasaron pero las hermanas Mirabal quedaron inmortalizadas en la memoria colectiva de activistas feministas que, 21 años después en 1981, realizaron el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe en Bogotá, Colombia, donde se decidió que cada 25 de noviembre se celebre el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. En 1979, la ONU había conseguido la aprobación de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y en 1999, la Asamblea General reconoció el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

El dictador Trujillo fue asesinado en marzo de 1961. Los sicarios de las hermanas Mirabal fueron condenados a 30 años de cárcel, pero pudieron huir del país con la ayuda de grupos militares. El último de los asesinos confesos, Cruz Velorio, falleció a principios de abril último luego de pasar décadas oculto.

Según datos estudiados por la ONU, en la actualidad solo dos de cada tres países prohibieron la violencia de género, mientras que en 37 estados todavía no se juzga a los violadores si están casados o si se casan posteriormente con la víctima. Además, en otros 49 estados todavía no existe legislación que proteja a las mujeres de la violencia doméstica.