Desde mayo, se sucedieron episodios delictivos que tuvieron como víctimas a choferes.  Desde el sindicato aclararon que no tomarán medidas.

taxis ilustrativa

En un poco más de un mes, diez taxistas (a lo que habría que sumar un remisero) fueron asaltados en las calles de la ciudad de Santa Fe. La modalidad es parecida: uno o más individuos se suben al vehículo simulando ser pasajeros comunes y, al arribar al lugar indicado, esgrimen algún tipo de arma o directamente bajo amenazas verbales asaltan al conductor. Los delincuentes sustraen dinero en efectivo, montos que varían según cómo trabajó el taxi esa noche; el teléfono celular del chofer y, en algunas oportunidades, la máquina que expende el ticket.

 La sucesión de hechos encendió las alarmas en el sector, sobre todo luego de un violento robo cometido en el barrio El Pozo, donde además de sustraer dinero y elementos hirieron al conductor. El lunes 12 de junio, los representantes sindicales de los choferes mantuvieron una reunión con autoridades policiales santafesinas y, casi en simultáneo, taxistas autoconvocados se movilizaron en la zona de bulevar y 25 de Mayo. En sintonía, el reclamo fue por mayor seguridad.

“Somos una parte más del problema”

Ante este panorama,  Francisco Aiello, presidente de la Asociación de Taximetristas Unidos de Santa Fe,  explicó que este jueves se volvieron a reunir con autoridades policiales y les dijeron que están avanzando con el trabajo de investigación y prevención; al punto de tener casi resuelto el violento episodio de barrio El Pozo y el ocurrido en las últimas horas en barrio Barranquitas.

 Al mismo tiempo, Aiello reconoció que se tiene que trabajar mejor en la prevención y con los dispositivos que poseen los choferes. Hasta el momento son 427 botones de pánico que están conectados con la policía.

Durante la noche de este miércoles y la madrugada de este jueves dos taxistas fueron asaltados

Fuente: El Litoral/ Sol 91.5